17 de marzo de 2008

La dieta del sentido común

Me han encargado un texto sobre las dietas para una revista. No sé cuál será la versión que se aprobará al final, pero voy a defender esta idea con uñas y dientes.
Aunque sea el único que piense que los medios de comunicación deberían (deberíamos) ejercer una mayor responsabilidad en cuanto a los contenidos.
Porque, aunque parezca mentira, la mayor parte de la gente sigue creyendo lo que lee y lo que escucha. Y hay que tener cuidado con lo que se dice o lo que se escribe. O eso pienso yo.
En fin. Allá va el texto.

Al igual que sucede con las cigüeñas, cada año, cuando empiezan a aparecer los primeros calores, las dietas-milagro regresan a las páginas de las revistas.
Adelgaza en cinco semanas, cinco días o, mejor aún, cinco minutos. Ayúdate de pastillas enriquecidas con productos come-grasa, come todos los días una alcachofa (sólo si hay luna llena) y báñate en leche de yak cuando lo permita tu economía.
Basta ya de tonterías. Abramos los ojos.
Dejemos de creer en los charlatanes de feria y apliquemos el sentido común.
Si queremos perder peso, pongámonos en manos de especialistas que nos puedan asesorar con toda rigurosidad. Y cuando digo “especialistas”, me refiero a médicos. Y cuando digo “médicos”, me refiero a profesionales titulados que se preocupen por nuestra salud antes que por nuestro dinero.
Y, por favor, dejemos de creer a pies juntillas en eso de “lo he escuchado en la radio” o “lo he leído en esa revista”. Como si los que escribimos estas cosas supiéramos de lo que estamos hablando.

1 comentario:

zi dijo...

En "epoca" de eurovision: 12 points para ti.